Las heroínas de la Revolución de Octubre

Enero 16, 2017

El discurso de Trump y el informe de Dimitrov contra el fascismo

Enero 16, 2017

Kupriánovich, el ingeniero soviético que inventó los teléfonos móviles

Enero 16, 2017

Leonid Ivánovich Kupriánovich (Леонид Иванович Куприянович), nacido en Moscú el 19 de julio de 1929 (fallecido en  1994) fue un ingeniero electrónico soviético. Leonid Ivánovich desarrolló a finales de los años 1950 un sistema de telefonía inalámbrica que se extendió por la URSS y otros países, y fue el precursor de la actual telefonía móvil.

El ingeniero soviético desarrolló en 1955 un walkie-talkie  muy simple basado en dos tubos de vacío que pesaban  1,2 kg y tenían un alcance de 1,5 km.  Dos años después

Dos años después, en 1957 presentó el modelo de teléfono móvil LK-1, el cual disponía de una estación base y un teléfono portátil, y tenía un alcance de entre 20 y 30 km, pesaba 3kg, y su batería duraba hasta 30 horas.

Este aparato fue la base para su investigación en el Instituto de Investigación Científica de Voronezh, que fructificó con el desarrollo del “Altay”  y que fue distribuido comercialmente en 1963 llegando a estar presente en más de 114 ciudades de la Unión Soviética, dando servicio a hospitales y médicos.

En 1961 se presentó presenta el APN, un teléfono que cabía en la palma de la mano, con un peso de 70 gramos y con un alcance de 80 kilómetros.

En la presentación a la prensa, Leonid Kupriánovich dijo que en la URSS estaba prevista la producción de este dispositivo. También informó sobre los planes de construcción en Moscú de diez estaciones de base para la creación de una red de comunicación móvil. La primera estación en Moscú se había previsto construir en Mazilovo.

En 1965, la empresa de Bulgaria “Radioelektronika” desarrollaría basándose en las patentes de Leonid Kupriánovich, un  sistema que daba servicio hasta 15 clientes móviles y que tenía su estación base conectada a la red telefónica. 

En 1966 “Radioelektronika”  presentó unos móviles llamados PAT-05 y ATRT-05 que trabajaban con la estación base RATAS-10. Este sistema fue comercializado. Tras un trabajo conjunto con investigadores e ingenieros de Rusia, Bielorrusia y Moldavia, se desarrolló el sistema denominado “Altái” que se instaló inicialmente en los coches oficiales del gobierno soviético y luego se extendió por todos los servicios públicos.

Deja un comentario